¿Qué es el Hándicap Asiático?

En el mundo de las apuestas deportivas nos podemos encontrar con una gran variedad de modalidades y mercados. Saber cuál elegir es de suma importancia porque la meta final de tu apuesta, además de la posible ganancia, recae en el mercado de tu elección. Los apostadores con experiencia saben esto, así que una de sus elecciones fijas es el hándicap asiático. Y es que entender el funcionamiento de esta apuesta te puede abrir un gran número de mercados, métodos, deportes y cuotas que te ayudarán a alcanzar la mejor apuesta.

¿Qué significa hándicap asiático?

Primero tienes que entender bien de qué se trata el hándicap asiático. En su nombre podemos ver la popularidad de esta apuesta en el mercado del juego asiático siendo una de las más usadas por apostadores de este mercado. El término viene de una traducción de la apuesta “hang cheng” en Asia.

Con el hándicap asiático se proporciona ventaja o desventaja a uno de los participantes del partido con el fin de eliminar el empate como un posible resultado del encuentro, es decir, que solo existan dos resultados posibles: ganar o perder.

Para entenderlo mejor vamos a revisar el siguiente ejemplo:

En un partido de fútbol nos encontramos un hándicap asiático de + 0.5 para el equipo rojo, así por cada gol que anote el equipo rojo se agrega 0.5 para que no exista la posibilidad de empate. Supongamos que el partido quedo 1 – 1, con el hándicap asiático el resultado sería 1.5 – 1 por lo que sería imposible que hubiera un empate.

En este ejemplo solo apreciamos una de las modalidades del hándicap, pero existen más, ya que se agrega o se resta según sea la cuota de la casa de apuestas.

Hándicap asiático –1

En este caso vas a restar al resultado del equipo el número de goles o puntos que se marquen en el hándicap asiático. Si el equipo que elegiste gana con una diferencia mayor que la expresada en el hándicap, ganas la apuesta. De ganar por la misma diferencia del hándicap, la apuesta se anula porque queda en empate y el dinero es reembolsado. De perder o empatar con el otro equipo, la apuesta se pierde.

Vamos con un ejemplo:

Hicimos una apuesta hándicap en un partido de Champions, Manchester City – Paris Saint-Germain, con una cuota de – 2 a favor del Manchester. Para que nuestra apuesta sea efectiva nuestra elección debe ganar por tres goles o más. Si gana por dos goles, el juego queda empatado, nuestra apuesta es nula y el dinero es devuelto. Si solo gana por un gol, perderíamos la apuesta.

Hándicap asiático 0.0

En este hándicap asiático ni se suma ni se resta ventajas a ningún equipo como se ve representado 0.0. Esto quiere decir que aquí estaríamos apostando a un empate no válido, en inglés draw no bet, dicho de otra forma, de producirse un empate en el encuentro la apuesta es nula y el dinero es reembolsado a la cuenta.

Vamos con un ejemplo:

Hicimos una apuesta de la Liga, Barcelona – Atlético Madrid, con hándicap asiático 0.0 a favor del Atlético. Para ganar la apuesta el Atlético tiene que ganar el partido, si gana el Barcelona perdemos y si hay un empate, la apuesta es nula y el dinero es reembolsado.

Hándicap asiático 0.5

También llamado hándicap medio gol, en esta modalidad el empate queda descartado de la posibilidad de resultados. Al marcador del equipo que elijas se suman o restan medios puntos, de esta manera es imposible que el partido termine en empate por lo que el reembolso del dinero no existe.

Ejemplo:

Esta vez vamos a apostar en la Premier League, Manchester United – Chelsea, con un hándicap medio gol + 0.5 a favor del Chelsea. Para que nuestra apuesta sea efectiva el Chelsea tiene que ganar o empatar el juego, ya que al agregarle la cuota + 0.5 nuestra elección ganaría. Si el hándicap es mayor a la diferencia de goles, perdemos. En este caso de perder el juego perderíamos, pero con un hándicap de + 1.5 y si el Chelsea pierde por un tanto seguimos ganando la apuesta, pero si pierde por dos goles o más, perderíamos la apuesta también.

Hándicap asiático de cuarto de gol

En algunas ocasiones llamado hándicap asiático mixto, es la unión entre el hándicap entero (+1, -1, +2, -2) y el hándicap asiático medio (+ 0.5, -0.5). Para entenderlo mejor dividimos el importe hecho para la apuesta en dos, en los hándicaps anterior y posterior al hándicap por el que se está apostando.

Vamos a verlo más claro en un ejemplo:

Le apostamos 20 dólares al Madrid en un hándicap de – 0.75. Diez dólares de nuestra apuesta van a – 0.5, el hándicap anterior inmediato, y los otros diez dólares a – 1, el hándicap posterior inmediato.

  • Si el Madrid gana el partido por dos goles o más se hace efectiva los dos importes, tanto -0.5 como  -1.
  • Si solo gana por un gol se hace efectivo el importe por la apuesta de  -0,5. Queda en empate por el hándicap de -1, se anula la apuesta y se devuelve el dinero.
  • Si pierde o empata el juego, las dos apuestas se pierden también.

El hándicap asiático puede ser un poco difícil de entender al principio, y es necesario contar con un buen análisis para saber qué tipo de hándicap te conviene en el partido. Pero después que dominas las apuestas hándicaps entras a un mundo de posibilidades, y ganancias, muy grande. ¡Felices apuestas!